jueves, 21 de agosto de 2008

El Machismo y El Concepto Bíblico.

En el nombre de Dios, Clemente y Misericordioso

El Machismo y El Concepto Bíblico.


Dr Armando Bukele Kattan

www.aclarandoconceptos.
comabk@aclrandoconceptos.com

El domingo 28 de octubre de 2007 en la sección de Enfoques de La Prensa Gráfica, encontramos la siguiente noticia:“Ley “diabólica” para mujeres: El juez Edilson Rumbelsperger Rodrigues, de la ciudad brasileña de Sete Lagoas (Minas Gerais), calificó como “absurda y diabólica “la ley promulgada en 2006 que aumentó las penas para los culpables de violencia contra las mujeres.

En sus sentencias, que libraron del castigo a varios hombres, el juez argumentó que “el mundo es masculino, Dios es masculino, Jesús fue hombre” y que la mujer es culpable de la “desgracia de la humanidad” desde que pecó en el Edén.Nadie puede negar que ese juez brasileño es un machista declarado y que no ejerce la justicia adecuadamente; pero no hay duda de que el concepto bíblico, al menos en las traducciones de que disponemos, Eva es la tentadora, seductora o engañadora.

En la Biblia, el diablo engaña a Eva y ésta engaña a su marido. Incluso cuando Adán es increpado por Dios, le echa toda la culpa a Eva: La mujer que me pusiste a mi lado me ha dado la fruta del árbol. Típico comportamiento Occidental. El Corán, contrariamente a la Biblia, atribuye la misma responsabilidad a ambos, Adán y Eva, por el error cometido. En ningún lugar del Corán podemos encontrar la más leve insinuación de que Eva tentó a Adán para que éste comiera del árbol, o que ella hubiese comido antes que él. La imagen bíblica de la Eva tentadora ha tenido un impacto negativo sobre las mujeres en la tradición judeocristiana. La menstruación, la concepción y el embarazo, fueron considerados como un justo castigo. En Eclesiastés Capítulo 7 Versículo 26 se lee: Y encuentro que la mujer es más amarga que la muerte, porque ella es un lazo, su corazón es una red y sus brazos son cadenas. Quien agrada a Dios, escapa de ella; más el pecador en ella queda preso. Fuera de ello, para purificar a los seres humanos del “pecado original”, Dios tenía que sacrificar en la cruz a Jesús, que es considerado el Hijo de Dios. Por consiguiente, una mujer, Eva, es responsable de su propio error; del pecado de su marido, Adán, del pecado original de toda la Humanidad y de la “muerte del Hijo de Dios”. El Nuevo Testamento continúa con la misma línea: Escuchemos el tono severo de San Pablo en el Nuevo Testamento. (1ª Timoteo 2: 11-14):

“La mujer debe aprender a estar en calma y en plena sumisión. Yo no permito a una mujer enseñar o tener autoridad sobre un hombre…Debe estar en silencio. Adán fue creado primero, luego Eva. Y Adán no fue engañado; fue la mujer quien fue engañada y se volvió pecadora”.

Ejemplos adicionales se encuentran a montones, tanto en el Antiguo, como en el Nuevo Testamento; en los libros de los Padres de la Iglesia; en las tradiciones Judías y en las tradiciones cristianas.Por otro lado, Dios es infinito, es el Todo y por consiguiente definirlo con género, es hacerlo incompleto. De esa forma definir a Dios, como el Padre, y más aún, dibujarlo con figura de hombre, es un error conceptual, que el Corán no comparte. El cristianismo sin embargo, define al creador como Dios-Padre y hace al “hombre” creado a su imagen y semejanza. El concepto de la Trinidad es así típicamente masculino: Dios Padre – Dios Hijo y Dios Espíritu Santo: tres personas distintas (masculinas) y un solo Dios verdadero. En el Islam, los conceptos anteriores son descartados: Satanás es el engañador y tanto Adán y Eva juntos, son engañados. Ellos le piden perdón a Dios y Allah los perdona. No hay así pecado original, por culpa de Eva. Y si bien en el Corán, también Adán es creado primero, esto no es una ventaja evolutiva, sino todo lo contrario. La evolución – que es la creación de Dios, a través del tiempo humano, hace a las criaturas más evolucionadas, con cada creación subsiguiente. Dios hizo a las criaturas y al final hizo al hombre. Y vio que hasta ese momento, era la criatura más perfecta. Pero después vino la mujer. De esa forma, esa creación posterior no es símbolo de debilidad y dependencia, sino todo lo contrario. Representa mayor evolución. Por otro lado, para ser madre se necesita primero ser mujer. Ser madre es el más extraordinario don, el más honroso. Decir madre es manifestar el más sagrado amor que Dios creó, es cosa de Dios sólo para mujeres, sin tizne de hombre. El amor de la madre es más grande que cualquier otro sentimiento humano; es luz del sentimiento y pureza de la acción. Aún en sociedades patriarcales del Medio Oriente el amor de la madre está por encima de cualquier otro sentimiento. El profeta Muhammad – que la paz y bendiciones sean siempre sobre él – reconoció que el paraíso se cobijaba bajo las sombras de las madres y al preguntarle a quien debemos querer más en la Tierra, contestó: a la madre y luego: a la madre y luego: a la madre y en cuarto lugar contestó: al padre. El concepto de Dios en el Islam, requiere un nombre, Allah, que no admite masculino, ni femenino, ni plural. Es el todo, el Infinito. Hay tendencias en algunas iglesias de describir a Dios como Padre – Madre; esto, aunque combina ambos géneros, también contiene un error conceptual: Dios no está sujeto a la generación. Es el todo. En cuanto al “Hijo de Dios”, el Islam lo rechaza. Reconocemos en Cristo, al verbo encarnado de Dios, creado por Dios, en una forma diferente, sin contacto de hombre. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros. Claro, en el vientre de María, una mujer permanentemente Inmaculada; al igual que su hijo, Jesús. Y allí está el papel de la mujer, como transformadora. Algo que está vedado al hombre. El Infinito crea a un ser, a través de su palabra: Kun Faya Kun. Sé y así se hizo. La Virgen María, es Madre de Jesús y continúa siendo Virgen. En la creación de Adán, el papel de Madre, lo ejecuta la Madre – Tierra; y de allí que la Tierra, en la Alquimia, es femenina.La mujer en Occidente ha sido históricamente señalada; sometida, abandonada. Sus derechos conculcados. Incluso se les negó sistemáticamente el derecho a la propiedad; a la educación; a la herencia; al voto; a leer los libros religiosos; se le prohibió que enseñara y que recibiera enseñanza; a que gozara de su sexualidad; al orgasmo; a su seguridad; hasta bien entrado el siglo XX (todavía las violaciones y asesinatos contra ellas son comunes e impunes). La liberación de la mujer en Occidente es reciente y esto se logró no por la influencia del Cristianismo, o del judaísmo, sino por movimientos sociales laicos. Y aún ahora, liberada, se le deja que sea autosuficiente y que de paso, mantenga su casa; sus hijos, sus familias y a veces hasta a su marido. Cuando se les mantiene; generalmente también son engañadas. En el Islam, aunque se le acusa de machista y de someter a la mujer ha sido y es, todo lo contrario. Si bien diferente, lo cual ha llevado a otra campaña de desinformación, que en el próximo programa, trataremos de aclarar, si Dios nos lo permite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.